jueves, 24 de marzo de 2011

Rosquetes de naranja

Estos dulces los hacemos siempre en casa por Navidad, ya que son un poco laboriosos pero os quiero decir que se comen más rápidos que lo que cuesta su elaboración. Esta receta me la dio un familiar hace unos años y hoy desde aquí quiero darle las gracias por compartirla conmigo. Gracias Edy.

En esta ocasión me he saltado la tradición para hacer un regalo a una persona muy especial que he conocido a través del blog y he tenido el gusto de compartir , en persona, momentos inolvidables, no solo con ella sino con el resto de nuestras familias. Ella es María José del  blog Cocinando con gusto y hace poco ha sido mamá por segunda vez. Por este motivo, se me ocurrió enviarle un detalle. Ya le había hablado de estos rosquetes y prometí que cuando tuviera la oportunidad ella los iba a probar, así  que mejor ocasión que la llegada de un nuevo miembro a su familia, el pequeño Alex.
Era un largo camino el que iban a recorrer Tenerife-Barcelona, pero llegaron perfectamente envueltos en esa cajita que a parte del riquisimo dulce que llevaba también iba un sentimiento encerrado que María José supo captar de inmediato. Me alegra muchísimo que les hayan gustado y que lo hayan disfrutado.






Ingredientes:
- 1 kg. de harina normal
- 1 kg. de azúcar
- 3 huevos
- 1 sobre de levadura química
- 1 l. de aceite refinado
- 1 cucharada de canela molida
- 1 cucharadita de café de sal gruesa
- ralladura de limón
- 1 vaso de jugo natural de naranja
**las medidas de esta receta es por vasos, yo utilizo un vaso de 250ml aproximadamente**

Elaboración:
Al kilo de azúcar se le quita un vaso y el resto se pone en una olla al fuego medio, con medio litro de agua, para formar un almíbar ligeramente denso.
En un bol se pone el jugo de naranja, 1 vaso de aceite, 1 vaso de azúcar (el que habíamos separado anteriormente), la canela, la levadura, los tres huevos y la cucharilla de sal. Se baten todos los ingredientes bien y se le va agregando la harina. Se amasa hasta que quede una masa consistente y que no se peguen a los dedos. 

Una vez hecha la masa, se van cogiendo pequeñas porciones y se van formado unas especies de rulos alargados y delgados, se entrelazan para ir formando los rosquetes. Una vez los tengamos todos se fríen con el resto del aceite y se reservan.

Una vez fritos, se van poniendo en una ondilla, de tres en tres o cuatro en cuatro unidades. Se les añade un poco de ralladura de limón y medio cucharón de almíbar. Se le van dando vueltas ligeramente con una paleta para que cojan bien el almíbar. Se ponen a secar en una bandeja y quedan listos para su degustación.

Estos rosquetes son geniales para hacerlos en familia, se pasa una tarde muy agradable, así que les animo a probarlos.



Imprimir
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Printfriendly

Printfriendly