miércoles, 9 de marzo de 2011

Tarta de piña y melocotón

Siempre me ha gustado utilizar las gelatinas y tenía en mente algunas tartas que de pequeña solía comer en una pastelería de Puerto de la Cruz. La primera que hice fue un destrozo total aunque de sabor quedó rica. Este fue el segundo intento, utilicé la fruta que tenía por casa y creo que no ha salido mal. Así que la próxima será esa tarta que siempre me gustaba y solía comer por mi cumpleaños.
Esta tarta es ideal después de una comida suculenta porque la fruta y la gelatina aportan mucho frescor para el estómago. Así que es la escusa perfecta para dejar un hueco y poder degustarla. 

INGREDIENTES:

Para la base:
- 150 gr. de galletas tipo Digestive
- 75 gr. de mantequilla.

Para la crema:
-500 gr. de nata para montar
-200 gr. de queso cremoso (tipo philadelfia)
-180 gr. de leche condensada
-el jugo de la piña
-3 hojas de gelatina (quizás una más para que quede más consistente)

Para la cobertura:
-1 lata pequeña de melocotón
-1 lata pequeña de piña
-cerezas en almíbar
-2 sobres de gelatina de limón
-1/2 litro de agua

PREPARACION:
Lo primero que tenemos que preparar es la gelatina de limón. Para ello pondremos el medio litro de agua en un cazo y cuando hierva echamos la gelatina. Removemos hasta que se disuelva bien, apartamos del fuego, lo trasladamos a una ondilla y dejamos enfriar hasta que empiece a cuajar.

Para preparar la base, trituramos las galletas y le añadimos la mantequilla (a temperatura ambiente y algo blanda). Integramos bien. Cogemos un molde desmoldable y vertermos la masa, con ayuda de un tenedor vamos haciendo presión para ir cubriendo toda la base. Metemos a la nevera mientras preparamos la crema.

Hidratamos la hojas de gelatina en un poco de agua. Cogemos el jugo de limón y calentamos. Añadimos las hojas de gelatina escurridas y dejamos enfriar. En la batidora metemos el queso con la nata, batimos hasta que quedé semimontada, vamos añadiendo la leche condensada poco a poco y dejamos montar. Una vez fría la gelatina la incorporamos a la crema despacio y haciendo movimientos envolventes hasta que quede todo integrado.

Vertemos la crema sobre la mezcla de galletas y dejamos en la nevera unas horas para que termine de endurecer. Pasado ese tiempo, la sacamos y decoramos como mas nos guste. Vamos incorporando la gelatina de limón con delicadeza y dejamos en la nevera hasta el momento de servir.


Nota: La gelatina tiene que estar semicuajada. Para saberlo metemos la paleta hasta el fondo y si vemos que se forma una especie de burbuja ya está lista para utilizar.





Imprimir
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Printfriendly

Printfriendly