viernes, 13 de marzo de 2015

Caracolas de hojaldre con manzanas

Llega el fin de semana, así que nos podemos permitir un capricho para relajarnos y descansar. Esta semana ha sido una semana movidita, una semana en la que he estado de pastelera, haciendo algunos encargos y probando cosas nuevas.

En la nevera tenía un rollo de hojaldre, siempre me gusta tenerlo porque es muy versátil, soporta tanto elaboraciones dulces como saladas y me había sobrado unas pasas, también unas almendras, así que era una buena combinación para preparar un dulce.

Este postre se prepara en menos de media hora y queda bastante bien para acompañar el café a la hora de la merienda o bien para empezar las mañanas con energía.


Ingredientes: 
-1 Rollo de hojaldre refrigerado
-2 manzanas tipo reinetas
-1 cucharada de pasas sultanas
-1 cucharada de almendras en grano
-1 cucharita de canela en polvo

Para el almíbar
-1 taza de café de agua
-1 taza de café de azúcar
-La piel de una manzana
-1 cucharada de licor de manzana

Preparación:
El almíbar es opcional, yo he hecho estas caracolas con y sin almíbar y de las dos formas están bastante apetecibles.

Cogemos un cazo y ponemos el azúcar con el agua, sin remover. Lavamos una de las manzanas y la pelamos, la piel la introducimos en el cazo y dejamos hacer un almíbar denso. Veremos que está cuando las burbujas empiecen a hacerse más pequeñas. Un truco: pasamos el dedo índice y pulgar por hielo y cogemos un poco de almíbar, juntamos los dedos y si al separarlo se forma un hilo ya el almíbar está en su punto. Retiramos del fuego y le añadimos el licor (también opcional).

Ponemos a calentar el horno a 200º

Estiramos la masa de hojaldre. No hace falta el rodillo, basta con desenrollarlo bien. Pelamos la otra manzana y cortamos en trozos muy pequeños, haremos lo mismo con la manzana que habíamos pelado anteriormente. Las dos manzanas las untamos en la canela y la vamos repartiendo sobre la lámina de hojaldre. Con la misma cuchara vamos dejando caer las pasas sobre las manzanas. Ahora, con ayuda del papel que trae el hojaldre, vamos enrollando hacia adelante (como si fuera un brazo gitano). En este punto me gusta meter el hojaldre como diez minutos en la nevera para que endurezca un poco y poderlo cortar mejor.

Con ayuda de un cuchillo de sierra cortamos el hojaldre relleno en ruedas de un centímetro de grueso. Vamos colocando las ruedas sobre un papel encerado sobre la bandeja del horno. Con una cuchara vamos poniendo un poco de almíbar y terminamos poniendo la almendra en grano. Llevamos la bandeja al horno, calor arriba y abajo, y horneamos durante 15 minutos.

Retiramos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. Ahora ya tenemos listos los hojaldres para tomarnos el desayuno.

Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Printfriendly

Printfriendly